Envíos gratis apartir de $950 / código: #TOXICFREE

Flor de Coco se encuentra libre de químicos tóxicos


Estos son algunos de los químicos que se encuentran comúnmente en los detergentes convencionales y su efecto específico en el medio ambiente:

1,4 Dioxano
Dos tercios de los detergentes comerciales contienen 1,4-Dioxano (Steineman A, 2008) (Green Patriot Working Group, GPWG) . Calificación C (EWG). El 1,4-dioxano es un subproducto de la fabricación de SLS, no es agregado intencionalmente.
    Se produce usando la Etoxilación, un proceso barato que utilizan las compañías de detergentes, para hacer un poco más suaves los fuertes productos de limpieza, se combinan ingredientes de baja espuma con óxido de etileno (conocido cancerígeno humano) para producir sustancias menos fuertes y con más espuma (1,4- Dioxane Product Safety Watch). Este compuesto, es considerado en California como causante de cáncer, y potencialmente tóxico para el cerebro, sistema nervioso central, riñones, hígado y sistema respiratorio.
    La Asociación de consumidores orgánicos muestra los siguientes efectos con la acumulación de éste producto:
Desarrollo de cáncer en animales de laboratorio.
Es absorbido fácilmente por mamíferos a través de los pulmones, piel y tracto
 gastrointestinal.
La afectación que provoca es equivalente a los pesticidas considerados peligrosos
     para los seres humanos.

    En EEUU, el Instituto Nacional de Salud (NHI, por sus siglas en inglés) confirma que el dioxano es un cancerígeno humano, que incluso en pequeñas cantidades es preocupante. Esta sustancia, es una creciente amenaza para las aguas subterráneas según la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en ingles). Ha contaminado el agua de de muchas ciudades del condado de Orange en California. “Es una gran preocupación porque su toxicidad, su naturaleza refractaria a la degradación y su rápida migración dentro de un acuífero” (1,4- Dioxane Product Safety Watch).

NPE (Nonilfenol Etoxiliado) – “El Travesti”
El NPE es un surfactante corriente no iónico frecuente en los detergentes comerciales. Es un disruptor endócrino y un imitador de estrógenos que puede causar problemas hormonales y cáncer. Los seres vivos que entran en contacto con el NPE padecen daños de riñón o hígado, disminución de crecimiento de testículos y del conteo de espermatozoides, interrumpe el crecimiento y el metabolismo.
 
    En la naturaleza, se ha observado que la trucha arcoiris expuesta al NPE se transforma en parte masculina y parte femenina. En EEUU, según el Sierra Club, se usan 123 millones de kilogramos de NPE cada año. Y se se encontraron metabolitos de NPE en 61% de los ríos examinados en este país  (Sierra Club).
    “La contaminación de NPE probablemente es responsable de una variedad de extraños fenómenos en el cambio de género que actualmente se ve en las especies acuáticas. Y mientras aún se desconocen los efectos en los seres humanos, los científicos creen que también podría estar afectando a las personas” (Sierra Club). El NPE ha sido prohibido en Canadá y en Europa.

Fosfatos
Son el ingrediente principal de muchos detergentes, que aumenta el poder de limpieza del detergente, pero a la vez una fuerte causa de destrucción de la vida acuática. Los residuos de los fosfatos en las prendas pueden causar nauseas, diarrea e irritaciones en la piel.
    Son difíciles de eliminar de las aguas residuales y terminan en lagos y ríos. De esta manera, ocasionan que las algas mueran, liberan toxinas que destruyen los canales de oxígenos sofocando a muchas especies acuáticas, incluyendo al salmón.